Viajes por lugares

HISTORIA DE LAS EPLORACIONES POLARES

3-03) La novela polar de F.A. Cook (1907-1955)

Capítulo 3: La carrera hacia los polos (1883-1912)

Frederick A. Cook nació en 1865 en el Estado de Nueva York. Llegó a ser alguien por su propio esfuerzo; primero trabajó en el campo, después vendió legumbres en el mercado de Brooklyn, mientras seguía los cursos nocturnos y estudió, por fin, medicina en la Universidad de Columbia. En 1891, Peary le admitió en la expedición efectuada al norte de Groenlandia, extendiéndole luego un "certificado de capacidad polar".


Regresó Cook a las mismas regiones en 1893 y 1894, participando luego en la expedición de Gerlache al Antártico (1898-1899). Dotado de gran tenacidad y ambición intentó después, sin resultado, la subida al monte Mac Kinley (5.187 m.) en Alaska (1903), pero en 1906 logró escalarle por la arista nordeste (1). Al regresar a los Estados Unidos supo que Peary había desistido de su tentativa en dirección al Polo, a 87º 6' N.


(1) Hazaña discutida más adelante.


Por entonces, Cook acababa de trabar conocimiento con un riquísimo mecenas, Richard R. Bradley, quien por un momento se ilusionó con la idea de cazar morsas en el Ártico, como más tarde Whitney. Partió el 3 de julio de 1907 hacia Etah, a bordo del john R. Bradley, bajo el patrocinio del Explorer's Club, más o menos rival del Peary Artic Club. La oposición de ambas organizaciones contribuyó a envenenar una controversia de la reciente publicación de una nueva obra de Cook, Return from the Pole, Londres, 1953, reanimó de nuevo; era, en efecto, apropiada para excitar la locuacidad de los periodistas, profesionalmente ávidos de lo sensacional.


Cook partió de Annoatok el 19 de febrero de 1908 con 10 esquimales, 11 trineos y 105 perros; regresó el 18 de abril de 1909 sin perros, con un trineo malamente reparado y con dos esquimales, Etukishook y Ahwelah. Estos hechos son totalmente ciertos; en cuanto al resto, se ha de dar crédito al propio Cook, lo que resulta, como veremos, bastante aventurado.


Apenas de regreso en Etah y deseoso de llegar a parajes donde pudiese hallar plaza a bordo de algún barco, Cook tomó sus disposiciones para ir en trineo a Upernivik; confió sus observaciones originales y sus instrumentos a Whitney, el cual debía transportarlos a América a bordo del Roosevelt.


Cuando Peary regresó del Polo rehusó tomar a su cargo tal depósito, y las cosas de Cook fueron colocadas en un escondite que no ha sido posible hallar.


El VENCEDOR DEL POLO NORTE: Robert E. Peary (1856-1920) está fotografiado después de su expedición victoriosa, pero agotadora (abril de 1909)

Su rostro, en parte, habla de triunfo, pero también de sufrimiento. En esta foto, un poco más adelante, hacia finales de 1909…



BARRERA DE ROSS Y BANCO DE HIELO: Fotografías de la Expédition Britanique Antarctique 1910-13

El propio Peary tomó esta fotografía histórica el 6 de abril de 1909, hacia las 10,30 horas de la mañana. La bandera América (la segunda de la derecha) está levantada por su fiel servidor negro, Matt Henson, acompañado por los cuatro esquimales que efectuaron la última etapa. No tomó Peary otros compañeros para la última etapa, porque deseaba ser el primer hombre de raza blanca que pisase el Polo.


Trineo y perros ante el monte Erebus

Tienda sobre el glaciar Beardmore

El antemural del monte Erebus Fotos H. G. Ponting, rnPvri,ht Paul Papper, Londres Foto teniente Bowers.

Una gruta en la Barrera, desde la que se divisa la Terra Noma de Scott en el mar de Ross Foto Ponting.

Peary se negó siempre a dar crédito al éxito de Cook, al que, por otra parte, reprochaba los procedimientos seguidos: el plagio del "sistema Peary", el contratar por su cuenta esquimales expertos desde años atrás en la exploración científica, el hecho mismo de que el Richard J. Bradley estuviese mandado por Moses Bartlett, padre del "capitán Bob", que mandaba el Roosevelt. En resumen, el relato de Cook era "un cuento de viejas".


Por su parte, Cook acusaba a Peary de haber robado un cargamento de pieles por valor de 10.000 dólares...


Hemos de añadir que Knud Rasmussen, que conocía igualmente a los dos rivales, a los esquimales y el problema polar, nunca regateó su admiración por Peary, a la vez que tenía a Cook por un vil impostor.


Si se ha de creer al médico de Blooklyn, caminó primeramente en dirección oeste, a través del canal de Smith y la tierra de Ellesmere, hasta el estrecho Eureka, denominado por Sverdrup; se dirigió luego en línea recta hacia el norte, dejó atrás las tierras, partiendo el 18 de marzo del cabo Svartevoeg, que constituye la punta septentrional de Axel-Heiberg (81º 20' N.).


El 24 de marzo, a 83º 30', viajó a través de hielos semejantes a un talud costero, que atribuyó a la proximidad de la tierra de Crocker, "divisada" en otro tiempo por Peary en la época de la exploración de la Tierra de Grant. Entre los 84° 10' y 85° 10', aproximadamente el 30 de marzo, siguió sin abordarla una tierra de 1.000 pies de altura, a la que llamó Bradley, y cuya topografía general describió, publicando también la fotografía.


El 11 de abril, a 88º 21' N., atravesó "una isla sumergida", idéntica sin duda a las inmensas "islas flotantes" sobre las que instalaron más adelante los americanos estaciones de investigación. Cook llegó al Polo el 21 de abril; sus observaciones, de las que volvió con la foto, pero no con el original que había depositado en un tubo sobre el hielo, le dieron 89º 59' 45"; la sombra de un objeto era igual durante veinticuatro horas enteras, lo que caracteriza el punto de eje de los hemisferios terrestres.


"Llegado" al Polo por una ruta entre 95º y 97° O., esperaba "regresar" por el mismo camino con objeto de recuperar las cosas colocadas en los escondites de Axel-Heiberg, pero el hielo con deriva en dirección oeste, y el cielo cubierto, raras veces le permitieron determinar su situación: a 88º 1' N., y después a 84º N., y a 79º 32' N. y 107º 22' O., por último. La bruma le había ocultado constantemente la tierra de Bradley. Al fin, descubrió tierra al oeste y al sur: las islas Ringnes, descubiertas por Sverdrup. Volvió a encontrar caza, circunstancia que puso fin a terribles privaciones. Rumbo al sur por el estrecho de Hassel, los tres hombres, con un solo trineo y después de perder todos los perros alcanzaron la isla Devon, luego el estrecho de Jones, en cuya orilla meridional invernaron en una gruta del cabo Sparbo.


No necesita demostración la posibilidad de largas caminatas sobre el hielo polar; el propio Peary y luego Stefansson lo confirmaron en el curso de los años anteriores y siguientes. Pero reclamaban examen otros dos órdenes de argumentos, que son de orden moral y geográfico.


Itinerario que pretendió haber recorrido P. A. Cook

El argumento moral se menciona como recuerdo, porque si Cook tuvo después dificultades que sancionaron los tribunales, en 1908 nada de esto había sucedido.


Queda el argumento geográfico, que es decisivo. Cook declaró haber presentido la proximidad de la tierra de Crocker; mas no existe tal tierra, como probó Mac Millan en 1914. Cook vio, describió, situó, fotografió la tierra de Bradley; ahora bien, no existe tampoco; desde hace diez años el océano Ártico es teatro de incesantes reconocimientos aéreos, sin que se haya observado tierra alguna. En tercer lugar existe la isla Meighen, única tierra descubierta en aquellos parajes desde Cook y Peary.


Según el descubridor (Stefansson, 1916), sus coordenadas están entre los 98 y 100º O., y 79 ° 40' y 80º 75' N. A su regreso, Cook hubiera debido divisarla a su izquierda a favor del claro más breve. En todo caso, la hubiera visto cuando pudo determinar su posición a 79º 32' N. y 101º 22' O., porque se hallaba entonces él a igual distancia de Meighen y de Ellef-Ringnes.


Desde ese momento aparecen dos hipótesis: o bien Cook mintió sistemáticamente, inventando del principio al fin un relato imaginario, o bien cometió notables errores en sus observaciones astronómicas. Demos por cierto que se trate de un error involuntario y prosigamos.


Suponiendo que se haya equivocado, Cook habría tomado Meighen por la tierra de Bradley (2): el error o desviación es de 4 oó 5 grados, en cuyo caso hubiera alcanzado 85° o bien 86º N. Pero esta proeza, no pequeña, se le negará lógicamente en tanto que no se encuentren sus instrumentos y notas.


(2) La descripción que hizo Cook de la tierra de Bradley se adaptaría de modo pasable a la isla Meighen.


Para la historia, es Peary el vencedor del Polo Norte; en cuanto a Cook, no puede hacer otra cosa que ratificar el juicio de la Real Sociedad de Geografía de Copenhague, llamada a examinar los datos suministrados en condiciones, por otra parte equívocas, por el candidato infortunado:


Not Proved (No hay pruebas).


Tampoco los escritos de Cook abogan en su favor, porque encierra un exceso de poesía gratuita y de expansiones fuera de lugar. Producen una impresión de relato periodístico y combinación comercial.


 




Nota 1: Para documentar gráficamente este apartado de las Exploraciones Polares, hemos tenido que utilizar fotos encontradas en la web (en el buscador de imágenes de Google), ya que desgraciadamente no disponemos de fotos propias de todos los temas. Si alguna persona propietaria de alguna foto expuesta aquí considera que no debe estar, por favor, póngase en contacto con nosotros a través del e-mail: info@viajemania.com y será retirada de nuestra web.


To graphically document this section of the Polar Explorations, we had to use photos found on the web (in the Google image finder), as unfortunately we do not have any photos of all subjects. If any person who owns a photo exposed here considers that it should not be, please contact us through the e-mail: info@viajemania.com and it will be removed from our website.


Nota 2: Parte de esta documentación ha sido extraida del Tomo IV de la "Historia Universal de las Exploraciones" por gentileza de la Editorial: ESPASA CALPE